Discos Duros SSD

Los discos duros SSD son la opción más moderna y efectiva para el almacenamiento interno de datos. Un disco duro SSD permiten un acceso rápido a los datos y archivos guardados en el dispositivo, y una mejor velocidad en la ejecución de programas y sistemas operativos, nunca conseguida con otros tipos de discos sólidos anteriores.

Los discos duros SSD están hechos de un material más sólido, de ahí sus iniciales SSD (Solid State Drive). Esto significa que un disco duro SSD dispone de varios chips de memoria Flash en lugar de los discos magnéticos tradicionales de otros modelos de discos duros.

Aunque la mecánica de funcionamiento de los discos duros SSD es semejante a la de otros tipos de HDD, lo cierto es que disponen de una mayor tecnología. Estos avances permiten una cantidad de almacenamiento de información mucho mayor y más rápida de lo que es habitual.

Las diferencias entre un disco duro y los discos duros SSD

Como ya hemos mencionado los discos duros SSD disponen de una cantidad determinada de chips de memoria Flash y un controlador mediante el cual se puede acceder a su información. No se trata de discos duros magnéticos como si ocurre con otros modelos de discos duros tradicionales.

Los discos duros SSD no disponen de ninguna parte móvil y por lo tanto las posibilidades de avería de la parte mecánica son mucho menores. Esto mejora y mucho la duración y conservación del disco duro y salvaguarda la seguridad de la información guardada en ellos.

En el caso de los discos duros SSD no es necesaria una cabeza lectora como en el caso de otros discos duros. El acceso a la información se hace mediante el controlador del disco duro SSD que facilita la lectura de los datos guardados. Por eso la velocidad de carga y lectura de la información es mucho mayor.

En lo que se refiere a los discos duros SSD puede llegar a una velocidad de transferencia de 4 GB por segundo, frente a los 200 MB/s de los discos duros con discos mecánicos. Esta es la principal causa de esa mejora de la velocidad en la transferencia de datos en el caso de los discos duros SSD.

Estas características de los discos duros SSD ha facilitado que cada vez se estén imponiendo como el dispositivo de almacenamiento predominante en los nuevos equipos informáticos.

Los discos duros tradicionales, conocidos como HDD utilizan platos mecánicos y una cabeza lectora móvil que cada vez son menos utilizados en ordenadores portátiles y PC de sobremesa.

Además, los discos duros SSD tienen una mayor duración y una más larga vida útil a lo que hay que unir una reducción del peso y un consumo energético mejor. Estas características esenciales facilitan su implantación progresiva en todo tipo de equipos.

¿Para qué sirve un disco duro SSD?

Un disco duro SSD sirve para almacenar información en gran cantidad. Un buen disco duro SSD puede llegar hasta los 10 Terabytes de capacidad de almacenamiento, frente a los HDD o discos duros tradicionales que rara vez llegan a 4 Tb de capacidad.

Si a esto le unimos su menor peso, los discos duros SSD son adecuados para los ordenadores portátiles de todo tipo.

Por lo general un disco duro SSD puede ser algo más caro que un disco duro HDD en realidad supone una buena inversión por sus prestaciones y la gran capacidad de almacenamiento disponible.

Si además sueles manejar una gran cantidad de datos y necesitas un rápido acceso a la información guardada, el dispositivo de almacenamiento SSD es el adecuado para ello. Es especialmente recomendable utilizar discos duros SSD en el caso de que necesites trabajar con contenido de audio, video o imagen, en especial el segundo.

El gran tamaño de este tipo de archivos hace que se necesite una rapidez de acceso a la información mucho mayor para poder trabajar con ellos rápidamente. Por eso los discos duros SSD son los mejores para este tipo de trabajos con archivos multimedia.

En el caso de almacenar y arrancar los sistemas operativos como puede ser Windows, se ha demostrado que los discos duros SSD permiten una carga mucho más rápida en menos de la mitad de tiempo que los discos duros HDD gracias a su mayor velocidad de carga.

Mejores marcas de discos duros SSD

En ABCTIC disponemos de un amplio catálogo de discos duros SSD internos, con las mejores marcas del mercado para la instalación en tu equipo informático.

  • Corsair
  • Crucial
  • Gigabyte
  • Intel
  • Kingston
  • Samsung
  • Scandisk
  • Westerm Digital


Instalar discos duros SSD en PC y portátiles

La modernización y mejora de tu equipo informático con la instalación de un disco duro SSD mejorará considerablemente sus prestaciones y su capacidad de almacenamiento.

La instalación de estos discos duros SSD en portátiles y ordenadores de sobremesa es bastante sencilla.

En el caso de un ordenador de sobremesa la conexión será accediendo a la torre principal. Notarás la mejora de almacenamiento además de poder instalar en él el sistema operativo del equipo para disfrutar de un arranque mucho más rápido.

Además, en un PC de sobremesa podrás mantener tu disco duro HDD junto al nuevo SSD y disponer de una mayor capacidad de almacenamiento en el equipo. Tan sólo tendrás que hacer las conexiones necesarias incluida una conexión SATA a la fuente de alimentación del equipo para que el disco duro SSD puede utilizar la energía eléctrica necesaria. También mediante una conexión SATA se conecta el disco duro a la placa base del ordenador para tener una conexión completa.  

En el caso de un ordenador portátil, para instalar un disco duro SSD ni siquiera será necesario abrir el dispositivo ya que suelen tener un compartimento con apertura independiente para el disco duro. Sólo habrá que estar atento para que el disco duro SSD sea adecuado en dimensiones al hueco disponible en el portátil.

En la mayoría de los casos lo recomendable será sustituir el antiguo disco duro HDD por el nuevo SSD ya que será más difícil que el equipo tenga hueco disponible para combinar ambos discos duros.