Proyectores

Hasta hace poco los proyectores se usaban sobre todo para realizar presentaciones a nivel empresarial o para reproducir contenidos visuales en el ámbito comercial, por ejemplo en salas de cine. Sin embargo, en la actualidad está tan de moda eso del “cine en casa” que los proyectores domésticos han pasado a ser un must have en muchos hogares.

En nuestro catálogo puedes encontrar una gran variedad de proyectores para casa, pero antes de decidirte por uno de ellos deberías tener en cuenta una serie de factores.

¿Qué proyectores existen según su tecnología de generación de imagen?

Existen tres tipos de proyectores en función de la tecnología que emplean para generar las imágenes: LCD, DLP y LCoS:

  • Proyectores LCD o Liquid Crystal Display: la imagen se genera cuando una fuente de luz atraviesa unos paneles de color rojo, verde o azul. Es una tecnología similar al de las televisiones LCD. Sus puntos fuertes son la naturalidad de los colores y una muy buena luminosidad. Por el contrario, no ofrecen unos blancos y negros tan puros.
  • Proyectores DLP o Digital Light Processing: en este caso la fuente de luz pasa por una rueda de color y después por un chip DMD que contiene una serie de espejos inclinados, tras lo cual se refleja en la pantalla. Este tipo de proyectores ofrecen elevados niveles de nitidez, contraste e iluminación. Por contra, son algo más ruidosos y la fidelidad del color suele ser menor.
  • Proyectores LCoS o Liquid Crystal on Silicon: funcionan mediante una combinación de las dos tecnologías anteriores. La luz pasa a través de unos paneles y tras ello se refleja en unos espejos de silicio inclinados. Estos proyectores aúnan lo mejor de los LCD y los DLP ofreciendo una imagen nítida, luminosa y con un gran contraste. Su principal hándicap, el precio.  

¿Cuál es la resolución ideal para un proyector?

La respuesta a esta pregunta es, depende.

Uno de los factores que has de tener es la resolución del contenido que quieres visualizar. Por ejemplo, si te has descargado una película en 4K pero tu proyector solo alcanza el full HD, se perderá calidad en la imagen.

Teniendo en cuenta el avance en materia de resoluciones y que la mayoría de los contenidos actuales están, como mínimo, en HD, te recomendamos apostar por proyectores con una resolución mínima Full HD.

A partir de aquí, ya depende de la calidad de imagen que busques. También tienes resolución Ultra HD o proyectores 4K. Incluso, ya existen en el mercado proyectores 8K, aunque en realidad se trata de un 4K reescalado a través de una tecnología denominada Pixel Shift.

¿Y qué fuente de luz ha de usar el proyector?

La luminosidad es uno de los factores más importantes a la hora de decidirse por un proyector. Nuestra recomendación es que, para proyectores domésticos, la luminosidad sea, al menos, de 1.000 lúmenes ANSI.

En la actualidad, las fuentes de luz más empleadas son las lámparas de gas a alta presión, la luz LED o el láser:

  • Proyectores con lámparas de gas a alta presión: utilizan vapor de mercurio o, en las gamas altas, de xenón. Ofrecen una luminosidad de entre 1.000 y 2.000 lúmenes y una vida útil de unas 5.000 horas.
  • Proyectores con luz LED: su principal ventaja es que ofrecen una vida útil mucho mayor y que gracias al pequeño tamaño de las LEDs permiten fabricar proyectores más compactos.
  • Proyectores con luz láser: estos proyectores alcanzan una luminosidad que ronda los 5.000 lúmenes y tienen una vida útil de 20.000 horas, o más. Su principal inconveniente es que es una tecnología más cara que las anteriores.

Otros factores a tener en cuenta al elegir proyector

  • Ten en cuenta el tamaño y luminosidad de la habitación. Como te hemos dicho, la luminosidad base para los proyectores domésticos deberá ser de 1.000 lúmenes.
  • Presta atención al ratio de contraste. Consiste en la relación entre los blancos más puros y los negros más intensos. Para una sala a oscuras, un ratio de contraste de 1.500:1 puede estar bien, pero un ratio de 2.000:1 será mejor.
  • Comprueba las opciones de conectividad. Debería tener un par de conexiones HDMI y, si vas a conectarlo al ordenador, entradas DVI y VGA. Si lo quieres conectar a algún dispositivo con unos años de antigüedad, es recomendable que también tenga entrada de S- Video.

Con toda esta información, ya estás listo para darte una vuelta por nuestro catálogo de proyectores y descubrir todos los modelos que tenemos para ti.